«Tuve hambre, y me diste de comer.»

DISTRIBUCIÓN DE ALIMENTOS

 

La presente iniciativa es quizá la que más directamente nos permite constatar el retorno de nuestra actividad; la Fundación llega a acuerdos con empresas proveedoras de alimentos, para que con su colaboración sea más fácil atender a personas necesitadas.

Los voluntarios se trasladan a los almacenes, hacen la recogida y distribuyen los alimentos por las distintas residencias. ¿qué hacer con los excedentes? Los voluntario continúan con el recorrido y distribuyen entre un sin fin de entidades e instituciones benéficas la mercancía restante, beneficiando así a miles de personas a lo largo del año.

Algunos de nuestros beneficiarios

Conventos de monjas contemplativas: las Salesas de Chamberí, las oblatas de cristo sacerdote en Madrid, las Carmelitas de Alcalá
de Henares, el Convento de Santa Juana, en Cubas de la Sagra, las Clarisas del Burgo de Osma en Soria.

Comunidades de religiosas de vida activa: Las Siervas de María,
las Hijas de la Caridad de Madre Teresa, las Servidoras de Jesús del Cotolengo del Padre Alegre, las Hijas de Santa María de Leuca, las Aliadas de Coslada, Hermanas de Teresa Journet Ibars, las Ursulinas de Guadalajara, las hermanitas de los Pobres, las Comendadoras de Santiago.

Fundaciones como el Hogar de Nazaret

Comedores: San Francisco, el comedor de Martínez Campos,
Cachito de Cielo, en Montesquinza, Comedor Social Virgen de la candelaria, comedores de la Orden de Malta, Comedor Social Luz Casanova, Comedor Social Madrid, Centro de Acogida Santiago Masarnau, comedor Social de Humanes.

Yogures, pan congelado, pollo, productos de la huerta y un sinfín de cosas son recibidas y distribuidas por nuestros voluntarios a lo largo de media España.